(PAGINA PRINCIPAL FOTOS CANTABRIA)       fotoscantabria@yahoo.es   webcam Fuente De y meteorología  Playa del Sardinero.

RUTAS DE MONTAÑA POR LOS PICOS DE EUROPA                      FOTOS DE CANTABRIA  

VÍCTOR Y SU CANTABRIA

 

Patrocinado por BODEGA EL ABUELO TEJA (VISITA SU PÁGINA clic)

 BAÑOS DE OLA

Por Angel  Vega Ruiz

La moda de los baños de mar, fue importada de Inglaterra y Francia a mediados del siglo XIX, todo comenzó con el entusiasmo médico por el agua de mar, lo que dio lugar en Santander al llamad "BAÑOS DE OLA ". una modalidad terapéutica que trajo en aquel siglo a los primeros veraneantes a las playas del Sardinero. El Sardinero era, sin duda, uno de los lugares más privilegiados de la ciudad, tanto por su ubicación geográfica, como por las condiciones que se daban en él. Además de ser un lugar estratégicamente situado, con las condiciones ambientales adecuadas, desde el que se disfrutaba de una panorámica excepcional. Estos son algunos de los motivos por los que El Sardinero pasó a convertirse en un centro neurálgico del turismo en el norte de España. Destino turistico de la alta aristocracia que situó a Santander con ciudades como Niza, Cannes, Biarritz.... El desarrollo del turismo en Santander comenzó en 1847. En ese año se publica el primer anuncio de Los Baños de Ola en " LA GACETA DE MADRID", el 17 de Julio, con este texto: "Baños de Oleaje en el Sardinero. Habilitados los baños de ola en la espaciosa playa del Sardinero de Santander, han empezado a ser concurridas de sus naturales y de muchos forasteros. Nada se ha omitido a efecto de que los bañistas hallen todo lo necesario que requiere esta clase de establecimientos: seguridad y comodidad en los baños, camino hecho especialmente para ellos y un carruaje a propósito destinado a su servicio". Desde 1906 y hasta la proclamación de la II Republica, los Monarcas Españoles disfrutaron cada verano de la belleza de Santander, Don Alfonso III se sintió desde muy joven atraido por el buen clima y la gente que vivian en Santander, Doña Victoria se sentia muy interesada por los paisajes marinos de nuestras costas, que la recordaban a su Escocia natal. Llegados  los veranos, El Sardinero se convertia en un gran centro social y un gran balneario natural, aunque los baños de olas eran " poco conocidos", pero estaban recomendados por los médicos para curar afecciones de la piel ó de respiratorias, y curar heridas. Pasado los años de 1850 aumento el numero de veraneantes a tomar los baños del Sardinero, y se empieza a levantar las primeras fondas y hoteles y se planifican reuniones sociales, bailes y jardines como lugares de paseo y disfrute, y en torno a esto la ciudad vió como nuevos edificios como el Casino, el Hotel Real, Hipódromo de Bellavista... fueron situando a la ciudad en uno de los referentes del turismo de la época. El traje de baño era un complemento fundamental para tales prácticas, conforme a la progresión de gustos y a la moralidad de la época. En cuanto al numero de prendas resultó bastante estricto, materias textiles, diseños y colores. La confección del traje de baño se componía de dos piezas, un pantalón hasta el tobillo o la media pierna y una blusa. Para las señoras o señores se tenia muchas variedades en cuanto a la forma y al color. El calzado solía de plano de cuero amarrado con cintas. La complejidad ed estos trajes obligaban que los cambios de ropa tuvieran que hacerse en unas casetas instaladas en las playas a tal efecto y equipadas para la ocasión. José María de Pereda recoge en su novela Nubes de Estío el ambiente social que gira en torno a los baños de ola en Santander. Se crea la Sociedad Amigos del Sardinero, en el año 1907 que se encargaba de organizar todos eventos referentes a los programas de fiestas en los veranos en el Sardinero. El primer año de estancia en 1913 de los Reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia en el Palacio de la Magdalena, residencia del monarca y su familia durante 17 años consecutivos, será además del emblema de la ciudad, el elemento nexo que garantiza las estancias estivales tanto de los monarcas y sus hijos, como del séquito cortesano. Los años 1914 y 1915 fueron de gran afluencia de turistas y de personalidades venidas de otras ciudades, con el fin de acompañar a los Reyes durante su estancia en Santander. Una vez mae el Ayuntamiento de Santander a través de la Concejalia de Turismo, celebra "los bAÑOS de OLA", una de las fiestas más conocidas del verano en Santander declarada Fiesta de Interés Turistico Regional en el año 2003. El Ayuntamiento de la capital cántabra ha introducido dentro de la programación de los Baños de Ola , uma gran campaña en favor de la salud con la talasoterapia, agua barro, algas, arena, y otras sustancias marinas como gran protagonista.

TRATADOS RELATIVOS A LOS BAÑOS DE MAR

En los primeros años del siglo XX se siguen publicando distintos tratados relativos a los baños de mar. No hay que olvidar que los baños eran recomendados por los facultativos por motivos de salud. El agua de mar, sin duda es la madre de todas las aguas, porque cuantas sales de las entrañas de la tierra en diferentes mantiales o formando caudalosos ríos, todas van a parara ella. En cortas cantidades, el agua de mar es incolora y trasparente, el paso que en conjunto ofrece ese hermoso color que la moda ha convertido muchas veces en ídolo para algunas prendas de vestir, acompañando de imitación a su verdadero nombre es de sabor amargo, ácre y salado, y su temperatura varia segun la estación, hora del día, variación atmosférica, etc.... Cuando se somete una parte a la evaporación, deja un residuo compuesto principalmente de gran cantidad de cloruro sódico y algunos bromuros, ioduros sódico y magnésico, sulfatos de sosa, magnésico y cal y carbonatos de estas dos sustancias. Por otra parte el agua de mar es un purgante suave, usado en bebida, pues un litro de ella contiene 38 gramos de materías fijas, de las cuales 30 son de sal marina y 57 centriga , de bromuro de sodío.

LA TÉCNICA

El primer Baño de Ola no debe realizarse hasta dos dias después de la llegada al punto costero, una vez que el individuo se haya aclimatado al nuevo ambiente. Las horas de baño más favorables son entre las diez y las cinco de la tarde, y a ser posible con marea alta, porque el agua estará más caliente, más limpia y próxima, y las olas son más numerosas . El Baño de Ola no debe tomarse en reposo, debe estar precedido de un ligero ejercicio fisico o de la exposición al sol. La inmersión en el mar debe ser completa y rápida, sin indecisión, por lo que así la sensación de escalofrio primario se reduce al mínimo en intensidad y duración.